saberderecho.com

Algo sobre teorías y prácticas del derecho

martes, agosto 28, 2007

Por qué los abogados somos infelices



El artículo se publicó en 2001 en el Cardozo Law Review, que normalmente se ocupa de temas de teoría del derecho y cuestiones técnicas de la jurisprudencia norteamericana. A pesar del tiempo transcurrido, y de referirse al ámbito norteamericano, vale la pena repasar la pregunta que plantean allí Martin Seligman, Paul Verkuil y Terry Kang (en adelante “SVyK”), Por qué los abogados son infelices (“Why the lawyers are unhappy”, 23:1 Cardozo Law Review 2001, ps. 33-53),


Allí se recoge la preocupación expresada en “Colegios” locales (Bar Associations) de los Estados Unidos sobre el aumento en los trastornos depresivos u obsesivo-compulsivos cuyas causas aparecen relacionadas con el ejercicio profesional. De hecho, se comprobó que los abogados registran una tasa de incidencia muy superior (3,6 veces) a la media en estas enfermedades. Y se supone que esos casos críticos, que computan para la estadística, son plausiblemente reveladoras de una importante cifra oculta que se traduce en un stress agudo, desmejoramiento de la calidad de vida, crisis vocacionales y sentimientos de frustración. Indicios laterales de ello se encuentran en que la profesión tiene también tasas más elevadas de enfermedades cardíacas y de divorcios que el común de la población.


El problema entre nosotros. Una investigación dirigida por Felipe Fucito (El perfil del abogado de la Provincia de Buenos Aires, Universidad Nacional de La Plata, 1996) arrojaba algunas conclusiones que complementan las glosadas por SVyK en los Estados Unidos. Para Fucito, los abogados suelen percibir que su conceptuación es altamente desfavorable en la opinión pública. El abogado aparece siempre ligado al conflicto y su presencia, lejos de ser bienvenida, es recibida como una causa de su agravamiento y de beligerancia. Prejuicios y defectos de formación cívica generan presión en otros aspectos. En el contexto cultural que reacciona frente a un caso penal no siempre se entiende que todos merecen defensa, y al abogado se le endosa la reputación instalada para su cliente. En otro orden de cosas, la tarea profesional no es reconocida como valiosa y a igualdad de posibilidades puede haber menor resistencia a pagar al contador o al escribano que al abogado.



Tres factores


SVyK aclaran que no es cuestión de dinero, ya que en la década pasada los abogados ocuparon el lugar de los médicos como la profesión mejor paga. Y plantean tres hipótesis para explicar el fenómeno.


En primer lugar, el pesimismo.
Así como el emprendedor empresario es un optimista (y ese rasgo de personalidad es para él una ventaja comparativa), el abogado tiende hacia el pesimismo. Estudiar derecho presupone y refuerza el pesimismo, puesto que la misma norma que es el objeto de estudio se formula sobre la suposición que los hombres dañarán a otros, que los contratos no se cumplirán, que el poder tenderá a oprimir las libertades individuales. En muchos casos los abogados más dotados son los que mejor capacidad tienen para entrever todos los hechos negativos que podrían suscitarse en el futuro, y calcular sus efectos para aconsejar a su cliente. Pero esto también trae costos personales, en la medida en que marca un patrón de comportamiento que se transmite a la vida personal, haciéndolos más susceptibles a los patrones de riesgo depresivo. Para los abogados, el pesimismo es virtuoso en su profesión, pero potencialmente ruinoso para su carácter.


En segundo lugar, el abogado no sólo trabaja “bajo presión”, sino que lo hace acotado por un estrecho margen de maniobra. A diferencia de otras profesiones, básicamente se convierte en un mandatario de los deseos del cliente sin un gran margen de negociación, sin posibilidad de explorar soluciones alternativas para resolver el conflicto. SVyK encuentran que esto es particularmente cierto en los abogados noveles que trabajan en los niveles más bajos de estructuras jerárquicas (corporativas o estatales). Pero también puede ser aplicable el principio al abogado litigante: en la investigación citada, Fucito dice que el abogado que adopta una actitud conciliatoria corre el riesgo de ser criticado por su cliente como “blando”, “ignorante” o “vendido”.


En tercer lugar, el litigio es un juego de “suma cero”. Llegados a esa instancia, no hay soluciones en las que las dos partes puedan ganar algo. Si uno gana, el otro pierde. La educación formal e informal del abogado toma nota de este hecho y premoldea un litigante agresivo y competitivo, no cooperativo. Bajo este modelo, y suponiendo una tasa de éxito equiprobable, el abogado se sentirá insatisfecho el 50 % de las veces.


¿Por qué esto es tan importante?


Si bien a algunos les gusta trabajar ocasionalmente bajo presión, a largo plazo se genera un empobrecimiento en la calidad del servicio que se está dando a los clientes, apatía o sobrerreacción emocional, y “acostumbramiento al riesgo” (como trabajar sobre el límite de los plazos). También puede quitar tiempo al perfeccionamiento profesional, con lo cual se estará trabajando con un corpus de conocimientos obsoleto.

Debe tenerse en cuenta además que los abogados son operadores del derecho cuya influencia es tan relevante a veces como la labor de los legisladores y de los jueces, por lo que la profesión legal tiene un obvio “interés público”, y sus eventuales disfunciones implican costos que se trasladan a la sociedad, y como se dijo en los comments del post anterior, tienen mucho que ver con la efectiva vigencia del rule of law.

:..

  • Mañana, 29 de agosto, es el día del abogado en Argentina. Avisamos un día antes para que aprovechen para saludar a sus amigos, para que tengan tiempo para regalarles y regalarnos cosas deseables, para hacernos felices. Al menos por un día.

Autolinks

- La razón por la que en nuestro país se celebre el "día del abogado" en esa fecha es la recordación del nacimiento de Juan B. Alberdi (1810-1884), que pensó y escribió las Bases (1852) para la Constitución Argentina. Nosotros éramos muy alberdianos antes, y de hecho el título del blog viene de ahí (es una frase del "Fragmento preliminar al Estudio del Derecho"). En su homenaje, el día del abogado de 2005 escribimos una mini biografía trunca, "El Joven Alberdi". En alberdi.org.ar van a poder saber más sobre su vida y obra.

- En 2006, y para la misma fecha, volvimos a la invocación del tucumano: Ochocientos mil abogados, mix de autocrítica y ponderación, un post donde explicábamos la baja estima que Alberdi tenía por nuestro gremio y por qué no estaba del todo cierto.

4 comentarios:

  1. Excelente artículo Gustavo. No sé si has leído el artículo Are Law Firms Manageable? de David Maister, pero casi casi has llegado a las mismas conclusiones que David M. tuvo acerca de los abogados.

    Nuevamente muy buen post Gutavo. Lo estaré citando en mi Blog.

    Recibe un cordial saludo,

    Ivan Cavero

    ResponderEliminar
  2. Gustavo Arballo en primer lugar te felicito por tu blog es sumamente trabajado y cuidado y suelo visitarlo. En segundo lugar, tu blog está linkeado en el mio (Diario de una mujer urbana) y recomendado por su contenido. En tercer lugar, agregué la cita de tu post "Por que los abogados somos infelices" en mi post donde dejaste tu observación . Me pareció innecesario ya que se trató de un mero saludo a los letrados en su día (Pocos los saludan genuinamente). Valgan mis disculpas y corrección. Maria

    ResponderEliminar
  3. Hey I'd like to congratulate you for such a great quality forum!
    Was thinking this is a nice way to introduce myself!

    Sincerely,
    Robin Toby
    if you're ever bored check out my site!
    [url=http://www.partyopedia.com/articles/butterfly-party-supplies.html]butterfly Party Supplies[/url].

    ResponderEliminar
  4. estudio derecho.. estoy en tercer año y llegue aqui buscando un no se que que me impulsara a tomar mi desicion de abandonar la carrera. Tengo buenas notas .. pero definitivamente creo que no me hace feliz. no se estudio todos los dias casi todo el dia y es frustrante saber que afuera hay un mundo. Asique dejo derecho. Saludos a todos los abogados y estudiantes empeñados en seguir los admiro.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
a l g o | s o b r e | t e o r í a s | y | p r á c t i c a s | d e l | d e r e c h o

(cc) Gustavo Arballo 2005 - 2010 | | Feed | suscribirse a este blog |