saberderecho.com

Algo sobre teorías y prácticas del derecho

martes, enero 27, 2015

Revisión de las estadísticas de la Corte 2012-2014

La semana pasada la Corte difundió a través del CIJ (link) unas espartanas tablas estadísticas sobre los fallos del último trienio, información interesante pero difícil de decodificar sin contexto, y que constituye la materia bruta de este post. Empezamos hoy y mañana haremos una continuación que -con datos propios- buscará poner la lupa en como evolucionó la Corte con las inadmisiones y los planteos de arbitrariedad.


Números generales

Lo primero que vemos es una cierta estabilidad en el flujo de salida de la Corte en numero de sentencias, y un incremento en el número de sentencias "elaboradas".




| Click en cada rubro para ver datos


El dato más sorprendente es que el número de sentencia elaborada de la Corte es un número bajo, manejable. A pesar del nominal de veinte mil expedientes resueltos (por inadmisiones, o por remisiones a otros fallos en familias de causas), las sentencias que son materia de elaboración y de estudio fueron 240 el año pasado (y fueron aún menos en los años anteriores).

Dato importante: finalmente, y en ese sentido estricto de la palabra "sentencia", hemos llegado a esa "Corte de 200 sentencias" que tantos pronosticaban, temían, anhelaban.

Desde un punto de vista institucional, la implicancia de ello es que es factible que un tribunal pueda administrar este flujo de salida de sentencias como una Corte "única" (no dividida en salas, posibilidad que en su momento consideramos y rechazamos por tres motivos).

Desde el punto de vista del operador, esto implica que no es muy costoso mantenerse al día, porque de acuerdo a la rama que se ejerza no hay mucho más que 30 lecturas relevantes por año. Para demostrarlo hacemos una aproximación a ello a partir de las Secretarías (enseguida explicamos en detalle como funcionan las estructuras de la Corte) y llegamos al siguiente gráfico (como en el anterior, click en cada burbuja para ver datos del rubro).





En algunas materias, en algunos años, los números son sorprendentemente bajos, lo que da pie para que nos preguntemos si en lugar del discurso de una corte "sobrepasada", sino de una corte con "capacidad ociosa".


Mirada de Rayos X sobre las Secretarías de la Corte

martes, enero 13, 2015

TTPP: Top Ten Papers de 2014

Después de la antología arbitraria del año catorce del post anterior, esta es nuestra selección de los mejores papers y artículos de la academia norteamericana de teoría del derecho y afines de 2014. Van links a los artículos completos, seguidos del abstract respectivo.

Obviamente, esta es una lista escogida (y variopinta: hay derecho privado, público, penal, etc.) de lo que leímos (posiblemente, unos 60 o 70). Al final elegimos los muy recomendados y hay una yapa que busca vindicar a los abogados. Si tienen alguna sugerencia, notificad en los comments.


Fuente: Mount


There Is Nothing that Interpretation Just Is (Cass Sunstein)

Some people believe that the very idea of interpretation requires judges to adopt a particular method for interpreting the Constitution. The problem with this view is that in constitutional law, the general idea of interpretation is compatible with a range of different approaches, and among them, none is mandatory, in the sense of having some unique or privileged connection with the general idea. Any particular approach must be defended on the ground that it would make our constitutional order better rather than worse. No one should doubt that there are legitimate questions about the institutional capacities of judges, and about the virtues and vices of a deferential role on their part; the answers to those questions can motivate a view about constitutional interpretation. But they do not depend on an understanding of what interpretation necessarily requires.

How Behavioral Economics Trims Its Sails and Why (Ryan Bubb & Richard H. Pildes, artículo que puede leerse en conjunto con A Psychological Account of Consent to Fine Print de Tess Wilkinson‐Ryan, también de 2014)

The preference of behavioral law and economics (BLE) for regulatory approaches that preserve “freedom of choice” has led to incomplete policy analysis and inefficient policies.  BLE has been broadly regarded as among the most promising new developments in public policymaking theory and practice.  As social science, BLE offers hope that better understanding of human behavior will provide a sounder foundation for policy design.  As politics, BLE offers a possible political consensus built around minimalist forms of government action — “nudges” — that preserve freedom of choice.  These two seductive dimensions of BLE are, however, in deep tension.  Put simply, it would be surprising if the evidence documenting the failure of individual choice implied a turn toward regulatory tools that preserve individual choice.

Misreading like a lawyer (Jill C. Anderson)

Statutory interpretation dilemmas arise in all areas of law, where we often script them  as scenes of conflict between a statute’s literal text and its animating purpose. This  Article argues that, for an important class of disputes, this supposed discord between text  and purpose is an illusion. In fact, lawyers are overlooking ambiguities of literal meaning  that align well with statutory purpose. 
It then turns to the question of why lawyers misread  and what we can do about it. The converging literatures of language development and  the psychology of reasoning suggest an answer. When we analyze opaque sentences  explicitly as statutory interpretation requires (as opposed to spontaneously in  conversation), we may be particularly vulnerable to cognitive bias. Factors peculiar to  law tend to amplify and propagate this bias rather than dampen and contain it, but they  may also point the way toward more sophisticated and reliable legal reading. 

Fighting legal innumeracy (Edward K. Cheng).

An old joke quips that lawyers go to law school precisely  because they never liked math or were never good at  math – and that therefore medical school (or these days,  Wall Street) was not an option. While this tired joke may  have a kernel of truth, I want to suggest that we should be very wary  of internalizing it. Numeracy is a fundamental skill for any intelligent,  engaged participant in society, and we lawyers ignore it at our peril. 

Criminal Attempts (Gideon Yaffe)
The intuitive idea that failed attempts to complete crimes are often themselves crimes belies the complexity and confusion surrounding the adjudication of criminal attempts. This Article offers an account of the grounds for the criminalization of attempt that provides the courts with sorely needed substantive guidance about precisely which kinds of behavior constitute a criminal attempt. The Article focuses on three well-known problems in the adjudication of attempt that have been particularly baffling both to courts and to commentators: specifying the line between solicitation and attempt; determining the conditions under which an “impossible” attempt is still criminal; and identifying the relevance of abandonment to responsibility for and sentencing of attempts. The Article proposes specific doctrinal recommendations for adjudicating all three kinds of attempts; these recommendations are implied by the conceptual framework developed here for thinking about attempt.

What 30 Years of Chevron Teach Us About the Rest of Statutory Interpretation (Abbe R. Gluck)

Chevron, the most famous rule of administrative law, is also a central doctrine of statutory interpretation. But Chevron is understood and operates quite differently from most of the other statutory interpretation rules. This Essay explores six such divergences and how they illuminate of some the most important, unanswered questions of the statutory era.


Rules Against Rulification (Michael Coenen)

The Supreme Court often confronts the choice between bright-line rules and open-ended standards—a point well understood by commentators and the Court itself. Less well understood is a related choice that arises once the Court has opted for a standard over a rule: may lower courts develop subsidiary rules to facilitate their own application of the Supreme Court’s standard, or must they always apply that standard in its pure, un-“rulified” form? In several cases, spanning a range of legal contexts, the Court has endorsed the latter option, fortifying its first-order standards with second-order “rules against rulification.”  Rules against rulification are a curious breed: they promote the use of standards, but only in a categorical, rule-like manner.  
(...) Among other things, the Article points out that anti-rulification rules, while useful in some circumstances, can carry the surprisingly maximalist consequences of freezing the development of the law and constraining the methodological choices of lower court actors. In addition, the Article sets forth some prescriptive suggestions regarding the creation and detection of anti-rulification rules, proposing, for instance, that the Court should proceed cautiously before pronouncing rules against rulification and that lower courts should insist on express prohibitions from the Court before deeming themselves barred from the rulification endeavor.


Narrowing Precedent in the Supreme Court (Richard M. Re) (recomendado cum laude)

“Narrowing” occurs when a court declines to apply a precedent even though, in the court’s own view, the precedent is best read to apply. In recent years, the Roberts Court has endured withering criticism for narrowing in areas such as affirmative action, abortion, the exclusionary rule, campaign finance, and standing. This practice — often called “stealth overruling” — is widely condemned as deceptive, as well as contrary to stare decisis. On reflection, however, narrowing is not stealthy, tantamount to overruling, or even uncommon. Instead, narrowing is a distinctive feature of Supreme Court practice that has been accepted and employed by virtually every Justice. Besides promoting traditional stare decisis values like correctness, fidelity, and candor, legitimate narrowing represents the decisional-law analogue to the canon of constitutional avoidance. As a rule, an en banc appellate court, including the Supreme Court, engages in legitimate narrowing when it adopts a reasonable reading of precedent without contradicting background legal principles. Under this rule, most if not all instances of narrowing during the Roberts Court are readily defensible — including frequently overlooked decisions by the Court’s more liberal members. Moreover, prominent cases involving narrowing can be grouped into four categories: experimental narrowing, narrowing rules, narrowing to overrule, and aspirational narrowing. Far from being unusual or unwarranted, narrowing is a mainstay of Supreme Court practice — and a good thing, too.


Disappearing Claims and the Erosion of Public Law   (Maria Glover) (recomendado magna cum laude)

The Supreme Court’s arbitration jurisprudence in the last five years represents the culmination of a three-decade long expansion of the use of private arbitration as an alternative to court adjudication in the resolution of disputes of virtually every type of justiciable claim. As scholars have traced, privatizing disputes that would otherwise be public may well erode public confidence in public institutions and the judicial process. Accordingly, many observers have linked this decades-long privatization of dispute resolution to an erosion of the public realm. In this piece I argue that the Court’s recent arbitration jurisprudence undermines the public law itself.   
(.,.) Through the procedural device of private arbitration, private parties can effectively rewrite substantive law by precluding or severely impeding the assertion of certain types of civil claims. And they can do so almost entirely outside of public view, through commercial (and sometimes) confidential contracts subject to virtually no public scrutiny or regulatory oversight. In short, the Court has handed private parties the power to recalibrate substantive legal obligations, and because this power is largely unchecked, there is currently little to stop this erosion of public law.


Catalogs (Gideon Parchomovsky  & Alex Stein) (recomendado summa cum laude, el mejor paper que hemos leído en mucho, mucho, tiempo, puede leerse en conjunto con The limits of enumeration de Richard Primus, también de este año)

It is a virtual axiom in the world of law that legal norms come in two prototypes: rules and standards. The accepted lore suggests that rules should be formulated to regulate recurrent and frequent behaviors, whose contours can be defined with sufficient precision. Standards, by contrast, should be employed to address complex, variegated, behaviors that require the weighing of multiple variables. (...) The Essay seeks to contribute to the jurisprudential literature by unveiling a new form of legal command: the catalog.
A catalog, as we define it, is a legal command comprising a specific enumeration of behaviors, prohibitions, or items that share a salient common denominator and a residual category — often denoted by the words “and the like” or “such as” — that empowers courts to add other unenumerated instances. We demonstrate that the catalog formation is often socially preferable to both rules and standards and can better enhance the foundational values of the legal system. In particular, catalogs are capable of providing certainty to actors at a lower cost than rules, while avoiding the costs of inconsistency and abuse of discretion inimical to standards. Moreover, the use of catalogs leads to a better institutional balance of powers between the legislator and the courts by preserving the integrity and autonomy of both institutions. We show that these results hold in a variety of legal contexts, including bankruptcy, torts, criminal law, intellectual property, constitutional law, and tax law — all discussed throughout the Essay.  


----


Posdata Nos queda, de yapa, uno de 2013 que nos recomendó Mark Healey Parera. No es verdad que haya demasiados abogados.

The Lawyer-Rent Seeker Myth and Public Policy (Teresa J. Schmid).

Two enduring fallacies in public policy are that lawyers are rent seekers who impair rather than stimulate the economy, and that there are too many of them. While lawyers may disagree with the first premise, they tacitly accept the second. These two fallacies have led leaders in both the political and professional arenas to adopt policies that impair access to justice. This study documents the negative effects of those policies and recommends courses of action to reverse those effects.

martes, enero 06, 2015

Antología arbitraria del año catorce


so long 2014 

Prometemos una compilación de los mejores diez papers de teoría jurídica del año, pero queríamos empezar con algo más liviano, distinguiendo Derecho Misceláneas.

Entonces: el año en que murieron Moliné O´Connor y Bacqué, Camen Argibay y Enrique Petracchi, Gary Becker y Pelayo Ariel Labrada, Gustavo Cerati y Maurice Duverger, nos dejo esta rapsódica y arbitraria compilación de fuentes.


Derecho

Las noticias jurídicas más relevantes del mundo jurídico en 2014 por el blog mexicano "El Juego de la Suprema Corte"

- Dos diferentes modelos de jueces, de Lucas Grosman sobre Petracchi y Argibay (no estoy de acuerdo en la caracterización que hace, pero la nota vale más allá de ello y yo apoyo a los jueces conceptuales, no a los one-case-at-a-time)

- Todo lo judicial se disuelve en política, masterpiece de @lucasarrimada para la Revista Crisis.

- Sobre el derecho en Argentina: entrevistas a Martin Hevia, a Roberto Gargarella y a Lucas Grosman.

- Sobre la Corte: entrevistas a (1) Carlos Fayt, (2) Elena Higton, (3) Raúl Zaffaroni, y (4) a mi. Como yapa: nota de Alvaro Herrero.

"I am the Walrus. Abogacía y derechos sociales" de Guillermo Moro. El mejor paper del año y de la década según Gustavo Maurino.

- Gargarella tercia en la polémica entre Ferrajoli y Waldron sobre judicial review.

- Hackeando la Constitución con Gödel. Los matemáticos quieren meter la cuchara en el tema del poder constituyente derivado y las limitaciones a las reformas constitucionales.


- Dos arengas pro-regulación de @lucasllach: contra los descuentos y contra la comida chatarra.

- Dos del Papa Francisco: discurso a la Asociación Internacional de Derecho Penal y descripción de las quince enfermedades de la Curia romana (de interés porque muchas son aplicables a patologías propias de la magistratura y la academica jurídica).

- Sobre seguridad, derecho y política criminal recomendamos esta columna de Beatriz Sarlo, esta nota a Alberto Binder, este enfoque de analisis economico del derecho penal de @sebacampanario. y "esa música va a matarte" de @tintalimon.

- El idioma que usas condiciona tus decisiones morales vía @aberron a propósito de resultados sobre el caso de los trenes del clásico cuestionario de juicio moral (aquí nuestra versión del test). Al afrontar un dilema moral vamos ser más pragmáticos y tener menos en cuenta los sentimientos si nos lo plantean en un idioma extranjero. Y esto es interesante, porque el sistema jurídico es, de algún modo, un "dialecto" dentro del propio idioma.

- Abogacía preventiva para dummies. Consejos de Raúl Gámez para un no-abogado que piensa en contratar un abogado.




Santa Rosa filmada con un drone



Misceláneas

- Hubo un mundial, el mejor mundial de la historia, en el que nos convertimos al sabellismo.

- Dos decálogos sobre política: el de Wainfeld sobre periodismo (extrapolable a otras disciplinas) y el paper Ten things political scientists know that you don´t.

- Si no están al tanto, este es un artículo sobre el excepcional momento que está viviendo el ajedrez.  (via @orientemiedo). Cuando se aburran del Candy Crush y el Preguntados, descárguense un jueguito llamado "Stockfish".

- @HernaniiBA a favor de los dos puntos y las oraciones largas, contra los guiones –éstos– y las oraciones sin verbo en esta columna.
Five ways in which Twitter can be useful in academic contexts de @raulpacheco (que nos llega via el amigo @healeyparera)


- How Americans die. EXCELENTE visualización de Bloomberg sobre de qué y cómo nos vanios a morir.

- "Con los días el relato del viaje supera ampliamente al viaje". 37 ideas turísticas x Mariano Terdjeman


Altura aproximada de varias estatuas notables: 1. Buda del Templo de Primavera, 2002, 153 m (incl. 25 m de pedestal y 20 de base) 2. Estatua de la Libertad, 1886, 93 m (incl. 47 m de pedestal) 3. Estatua de la Madre Patria, 1967, 91 m (excl. el zócalo) 4. Cristo Redentor, 1931, 39.6 m (incl. 9.5 m pedestal) 5. El puntito pequeño de la derecha es el David de Miguel Ángel, 1504 5.17 m (excl. 2.5 m de zócalo). Para referencia: el Obelisco de Buenos Aires (1936) tiene 68 metros,


BONUS TRACK

Si se los perdieron, vean estos ebooks en PDF:

- Los Protocolos para juzgar de la Suprema Corte de Justicia de México

- La segunda edición del Manual de Juicios Justos de Amnesty.

- La Convención Americana de Derecho Humanos comentada que editó la Konrad Adenauer.

- Los Derechos Sociales y su justiciabilidad directa, de Ferrer Mac-Gregor y Carbonell.

- Manual sobre Derechos Humanos y Políticas Públicas (AA.VV).

- It is a Constitution that we are expounding. Compilación de la American Constitution Society sobre interpretación constitucional.


(Recuerden que en este enlace mantenemos un pequeño repositorio de ebooks jurídicos escogidos de descarga legal)

martes, diciembre 16, 2014

Sobre la Historia de la Corte Suprema Argentina de Alfonso Santiago.

"Historia de la Corte Suprema Argentina" de Alfonso Santiago (dir.),

(Marcial Pons, 2014 -- 3 tomos, 2212 páginas)



---------------------

Nunca habrá tal vez una historia “definitiva” de nada, pero el libro que dirige Alfonso Santiago es lo más parecido que tenemos a una la historia “definitiva” de la Corte Suprema.

Y representa un salto de varios órdenes de magnitud para la historiografía jurídica. A diferencia de lo que ha ocurrido con la Corte Suprema de los Estados Unidos, en la que muchos autores nos han dado historias generales y específicas, a un nivel de detalle inimaginable (qué le dijo el juez Marshall a Story en aquella cena de 1817, qué fue de la vida del demandante ignoto que llevó su caso a la Corte Suprema) entre nosotros no existe mucho más que inventarios más o menos completos y organizados, que en lo sustancial compilan fallos y organizan líneas jurisprudenciales. Sólo en la etapa contemporánea podemos tener referencias fiables de contexto, aunque una cultura del secreto conspira contra la reconstrucción del pasado judicial.

El libro es una obra coral, aunque no rejuntada, sino orgánica. Alfonso Santiago, director y mentor de untrabajo iniciado hace tiempo (algunos adelantos se publicaron en el blog Todo sobre la Corte) escribe el marco teórico, las conclusiones y el denso período de la Corte de los nueve (1990-2003). Los restantes subcapítulos del período post 83 son contados por Alberto Bianchi (le dedica una apartado especial al caso de la inconstitucionalidad de la ley de reforma del Consejo de la Magistratura, que es el último que se cubre en el arco temporal del libro), y muchos períodos del siglo XIX son cubiertos por Héctor Tanzi (incluso comienza en la prehistoria jurídica argentina, reportando la administración de justicia en los períodos hispano y patrio). Hay otros coautores que contribuyen: María Rosa Pugliese, Astrid Clausen, Ezequiel Abasolo, Martín Oyhanarte (que hace uno de los capítulos que más me gustó, el del período 1958-1966), Juan Luna, Jorge Alberto Diegues y Manuel José García-Mansilla.

El tomo primero está dedicado al período de la continuidad institucional (1930-1947). El título merece algún matiz: hubo continuidad para la Corte, mas no para el gobierno (recordamos el golpe de 1930, que, casualmente, fue avalado por acordada de la Corte, un tema que se trata desde luego en la obra). El segundo tomo esta dedicado al período 1947 – 1983, y el tercero a la etapa contemporánea, “de la restauración democrática”.

Es una historia profusamente contextuada y puesta en su coyuntura histórica. Esa contextuación no es una contextuación “bruta” –una mera correlación con hechos políticos o consecuencias directas- sino que se nos va mostrando en qué medida hay diálogo, influencia y consecuencia en ideas jurídicas y políticas subyacentes y contemporáneas. Esta historia no se limita a actuar como un surtidor de datos cronologizados, sino que también valora las épocas (ya diremos algo sobre esto)

La contextualización ensayada también favorece la posibilidad de un seguimiento por lectores no expertos, ya que siempre se trata de explicar en qué medida y por qué razón un fallo es novedoso, importante, singular o meramente tributario de una línea preexistente. Es por eso que el libro también puede ser leído como un Tratado de Derecho Constitucional, escrito por otros medios. 

Los autores han sido minuciosos en el rescate y la presentación de cosas que no habíamos visto nunca antes: fotos de todos los jueces, datos biográficos, referencias edilicias. Todo esto tiene su costo en páginas (más de 2000), que repercuten en el precio de la obra (aunque la presentación es excelente), pero es un costo que rotundamente vale la pena pagar. Incidentalmente, el sistema de índices también lo habilita para que sea usado como una obra de consulta rápida, mas allá de la lectura lineal.

Dentro de las coordenadas de trabajo que se plantearon los autores, creo que no podría haberse hecho una obra mucho más sintética.

Entrando ya en zonas opinables, en este contexto estamos partiendo de opiniones particularmente informadas.

¿Qué podría discutir de esta obra? No me parece que haya mucho para discutir del contenido (esto es, “faltantes”, mas allá de que uno podría haber postulado que tal tema merecía más espacio y atención, y otros menos). Desde un punto de vista técnico, el enfoque es solvente y criterioso. La prosa no busca impresionar y la organización de los datos aparece funcional y generalmente clara, accesible. Es posible, claro que se puedan discutir o interpelar algunas conclusiones valorativas. A la pasada, y sin que esto sea más que un anuncio, yo voy encontrando, anotando, mis disidencias parciales a favor y en contra.

Puntuarlas y explicarlas merecería, sin dudas, un post aparte.

--------

Que no escribiremos este año, ya cansados. Lo dejamos ahí para el año que viene, pero no queríamos despedirnos sin dejar unas líneas sobre el que probablemente sea el gran libro jurídico de 2014. 


Este ha sido el último post del año de este blog -un placer haberlo compartido con ustedes- así que aprovechamos a desearles a todos felices fiestas, y un gran año. 


Gracias a todos, y nos vemos en 2015.

martes, noviembre 18, 2014

Reflexiones a propósito de la ley veintisiete mil


Se publicó ayer en el Boletín Oficial el Acuerdo de Sede entre Argentina y la Comision Trinacional de la cuenca del Rio Pilcomayo. Ley Nacional que normalmente no recibiría mayor atención, si no fuera por cierto fetichismo adherido al sistema decimal: los números redondos.

Con ella llegamos a la ley nacional número 27.000. De la siguiente manera


Eje x: año, Eje y, número de ley.

Para captar las transiciones que cayeron en "democracia", recapitulamos lo del gráfico de arriba: la 26.000 se había publicado en enero de 2005. Antes: la 25.000 en julio de 1998, la ley 24.000 en octubre de 1991, y la 23.000 en diciembre de 1983.

De la ley 23.000 (1983) a la 24.000 (91) pasaron 2.878 días. De ahí a la 25.000 (98), 2.463 días. En décadas anteriores el odómetro circulaba aun más rápido (por eso la pendiente se ve más empinada).

El lapso intermillar más extenso fue este último: de la 26k a la 27k pasaron 3.605 dias, mostrando una pequeña pero advertible ralentización del ritmo legislativo, fenómeno que podemos ver graficado acá:




Millares en contexto

Lo que muestran los datos, contra la "sensación térmica", es que la producción legislativa "númerica" es menor a la de décadas anteriores.  La "ralentización" debe relativizarse: la producción legislativa "strictu" (leyes) no es igual a normativa "lato sensu" (esto es: incluyendo decretos, resoluciones, etc., que tienen naturaleza regulatoria) que abarca un espectro mucho mayor.

Si consideramos entonces estas últimas, veremos que la urdimbre de lo normado se ha dilatado (tenemos "más derecho"), y esto no debe sorprendernos, porque por razones estructurales, la producción normativa "lato sensu" crece y se acelera siempre, a medida que las sociedades se complejizan, y hay mas cosas que regular.


Esperando la ley 30.000

De acuerdo a mis proyecciones, la ley 28.000 se sancionará en 2024, la 29.000 en 2034, y la número 30.000, el 19 de junio de 2044.

He dejado programado un post que se publicará ese día. Yo tendría 68 años, quien sabe donde estaremos todos, y por supuesto este blog difícilmente esté en activo, pero impiadosamente, como una cápsula del tiempo de exhumación preseteada, eso saldrá a la luz. Asumiendo que exista blogger, claro.

----


P.D: Hace tiempo hicimos una entrada más extensa sobre las leyes post-1983, de donde extractamos este otro gráfico, con la desagregación por año (las leyes están en azul).


Reforma del Código Civil: los resultados de la encuesta

Publicamos esto para no dejar (mas) cabos sueltos. El 12 de octubre, un rato antes de que nos enteráramos de la muerte de Petracchi, lanzamos una encuesta en el blog sobre el Nuevo Código Civil (hicimos varias ediciones digitales que linkeamos en este post).

Absolutamente ciertos de las limitaciones de este formato online, pero solo como ejercicio de curiosidad, dimos un menu de opciones estandarizado, que a continuación copiamos con el porcentaje obtenido, sobre un total de 358 votos, emitidos entre el 12/10 y el 31/10 de este año:



  • MUY POSITIVA: Lo considero un Código mucho mejor que el actual. 19 %
  • POSITIVA: Con matices negativos, lo considero un Código algo mejor que el actual. 43 %
  • INDIFERENTE: No creo que en general implique diferencias, avances ni retrocesos con respecto al actual. 3 %
  • NEGATIVA: Con matices positivos, lo considero algo peor que el actual. 9 %
  • MUY NEGATIVA: Lo considero un Código mucho peor. 8 %
  • TENDRÍA QUE ESTUDIARLO: Mas allá de generalidades, no conozco el Código lo suficiente como para poder dar una opinión. 18 %

viernes, noviembre 14, 2014

La Rioja contra La Rioja: coparticipación, omisión de legislar, enforcement, autonomía municipal y mas


Estuvimos haciendo este post hace un par de días, y antes de publicarlo se nos borró por la maldad intrínseca del dispositivo que operábamos. Antes de que se nos vaya del todo, recuperamos aquí, "de memoria", lo que escribimos el miércoles, a propósito de "Intendente municipal Capital s/ amparo", el fallo del martes donde la Corte (aquí link a nota y enlace de descarga del CIJ) dijo que exhorta a que la provincia en cuestión sancione una ley de coparticipación local.

Vamos a verlo en varias partes, más precisamente cinco, oscilando entre lo general y lo particular.


1. Autonomía municipal. Es la puerta de entrada natural al fallo, la forma en que el CIJ quiere que lo leamos, y tiene una buena razón para hacerlo porque afirma un principio que está MUY bien. Poco se ha subrayado en qué medida este fallo de 2014 representa una saludable evolución de la doctrina que al respecto había sentado la Corte en "Municipalidad de Rosario c. Provincia de Santa Fe" de 1991. Ese fallo es el lado B de "Rivademar" de 1989, el leading case sobre autonomía municipal. Sintetizando: la Provincia la había detraído a la Municipalidad un porcentaje de lo percibido por tasas para afectarlo a un fondo educativo. La Corte de los 90 no aceptó que eso fuera un agravio y el fallo es hipócrita: si bien reconoce por un lado que las provincias no pueden privar a los municipios de los medios para ejercer su autonomía política, puso la vara de la carga de la prueba a una altura inalcanzable: dijo que para conseguir la inconstitucionalidad, un municipio debía demostrar que las normas provinciales impugnadas constituyen un "impedimento para subsistir", comprometiendo su existencia misma.

Ese fallo de 1991 es citado, pero no se aplica ese criterio de legitimación -tan excluyente- a esta causa, que es resuelta con una interpretación municipalista de la Constitución Nacional. Y aquí también cabe acotar que el texto constitucional no es muy específico: con una fórmula ambigua, lo que dice el art. 123 emergente de la reforma de 1994 es que la autonomía municipal debía ser regulada en su alcance en el orden económico y financiero por las provincias (y no hace una referencia específica a que a tal efecto deba existir un sistema de coparticipación provincial como característica indisponible del régimen municipal). En todo caso, lo que emana del fallo de la Corte es que su visión de la autonomía municipal no es meramente formal, sino que se preocupa por si en la práctica las provincias la aplican o no. Lo cual nos remite a un segundo punto.


2. El intérprete final de todas las constituciones. El latiguillo de que la Corte es "el guardián" y el "intérprete final de la "Constitución" siempre se dio con el sobreentendido de que estábamos hablando de la Constitución "Nacional". Hilando fino, los intérpretes "finales" de las constituciones provinciales serían siempre los de cada provincia. Esto ya no es más así, claramente. En una larga línea de precedentes de la Corte contemporánea, en el que podríamos incluir "Q. C. c. CABA" (el caso de derecho a la vivienda de 2012, interpretando cláusulas de la autodenominada Constitución de la Ciudad Autónoma), el caso "UCR de Santiago del Estero" (del año pasado, en el que la Corte suspendió las elecciones donde iba a presentarse el entonces gobernador Zamora), y ahora en este caso riojano vemos a la Corte entrando de lleno a analizar y asumir la interpretación de cláusulas locales. La Corte implícitamente reconoce que está entrando en zonas turbulentas y quiere cubrirse al final del considerando 12, donde dice:
No se trata de imponer un alcance determinado a la autonomía municipal, pues ello es una atribución ya ejercida por el constituyente provincial, sino de asegurar que una vez ejercido ese poder las autoridades constituidas respeten el grado de autonomía asignado a los diferentes niveles de gobierno, y provean los recursos de acuerdo a los parámetros establecidos para efectivizarla.
Un resultado notable de esto es el siguiente: para arbitrar en la división vertical de poderes la Corte necesita "sustraer" poderes provinciales (eso de "entrar" en el derecho local), precisamente para "afirmar" los poderes municipales. En este caso, la Corte se puso del lado del más chico, cuando lo normal es que se ponga del lado del más grande (el Estado federal, toda vez que haya conflictos de competencias entre Nación y Provincias).


3. Los problemas del enforcement. El problema obvio con eso de mandar a sancionar una ley de coparticipación es el tema del enforcement, o, como hemos dicho en algún trabajo, los problemas del día después: qué pasa si el destinatario de la exhortación no cumple con lo exhortado (nótese que aquí excede a la voluntad del Gobernador mismo).Ya que estamos, sobre el enforcement podríamos recordar la famosa frase que pudo decirle el Colorado Jackson a John Marshall a propósito de  Worcester v. Georgia y que un gobernador de La Rioja podría decirle a Lorenzetti. Consciente de ello, el fallo incluye una suerte de remake del último recurso (una suerte de "botón nuclear" en la escalada exhortativa) adoptado en la larga saga del caso del Procurador Sosa, cuando al final del considerando 13 sugiere que un eventual incumplimiento de la Provincia de La Rioja podría dar lugar a una intervención federal. Lo cual, como muestra el resultado empírico del caso Sosa, tampoco es garantía de cumplimiento. Pero en fin, el tema da para mucho más que lo que podemos decir en este párrafo. Sólo tal vez cabe cerrar con el señalamiento de una ironía: desde un punto de vista práctico, la Corte termina haciendo lo mismo que el Superior Tribunal de La Rioja, que a pesar de haber declarado que la cuestión era "no judiciable", como obiter dicta había exhortado al Legislador a sancionar la postergada ley de coparticipación.


4. Hablemos del elefante que ha ingresado en la sala. Mas alla de eso, el fallo de la Corte de hoy abre el juego a otra fase: judicializar la no-sancion de una nueva ley de coparticipación nacional, que supuestamente debía estar listo antes de la finalización del año del señor de 1996 (cláusula transitoria sexta de la CN 1994) para reemplazar al que con muchísimos parches y notorio perjuicio a la Provincia de Buenos Aires está rigiendo desde 1988. Y que, digámoslo, es de muy improbable sanción (han pasado tres ciclos políticos sin novedades) porque es una ley Convenio que debe ser aprobada por todas las provincias y ello implica que cualquiera de ellas tiene poder de veto.


5. Abriendo el juego de la inconstitucionalidad por omisión. Hay un doble fondo más allá de las copartipaciones, la CSJN también abre vías para jugar el mazo de litigios de "inconstitucionalidad por omisión", en clave exhortativa. Nótese que hay muchas omisiones MUY notables aparte de la Coparticipación. Por ejemplo, en la medida que se ha omitido ajustar representación a población subsiste una asignación obsoleta de los representantes en el Congreso, que se sigue rigiendo por la llamada "Ley" Bignone de 1983, que hace que la Cámara de Diputados sea toda inconstitucional, y que a la Provincia de Buenosa Aires le falten 30 diputados. Lo explicamos en este post.

Ahora bien, no avizoro a la Corte haciendo un aterrizaje forzoso muy activista en la complicada pista de la inconstitucionalidad por omisión. Lo que hay aquí es un acto preparatorio de jurisprudencia que vamos a ver post-2015, y no a corto plazo. Y "Quiroga", el spin off de "Badaro" que pautaba cierto ajuste de la PBU a jubilados (que fue claramente el fallo de la Corte más difundido en la agenda mediática de esta semana) también es compatible con esa logica de acercamiento progresivo porque no fija una solución catch-all. No exento de problemas, de todas formas le damos crédito a la Corte, y veremos cómo siguen desarrollándose estos cinco diversos puntos.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
a l g o | s o b r e | t e o r í a s | y | p r á c t i c a s | d e l | d e r e c h o

(cc) Gustavo Arballo 2005 - 2010 | | Feed | suscribirse a este blog |