saberderecho.com

Algo sobre teorías y prácticas del derecho

miércoles, octubre 19, 2011

Sobre las elecciones de jueces en Bolivia


Este es un post más informativo (y visual) que valorativo sobre un hecho novedoso. La Constitución de Bolivia de 2009 establece la elección popular de los jueces (las elecciones habilitan por seis años, sin limitaciones de reelección). Hay algunos jueces electos en Estados Unidos -recuerden la trama de "La Apelación" de Grisham- y también el próximo domingo elegiremos jueces en La Pampa (son jueces de paz, técnicamente "poder judicial", aunque tienen un poder jurisdiccional acotadísimo, muy residual en la configuración actual).

Pero a nivel nacional, el primer caso es el de Bolivia. Aclaramos que no es que todos los jueces del país son electos (no lo son los penales, no lo son los civiles, etc., sino sólo los que verán involucrados en estas elecciones). El último domingo se hizo el primer comicio y esa es la historia que queremos mostrar, hasta donde sea posible, sin adjetivos ni valoraciones, que sólo reservaremos para el final.

Leemos
Se elegirán 56 magistrados y jueces: Nueve titulares y 9 suplentes para el Tribunal Supremo de Justicia; 7 titulares y 7 suplentes para el Tribunal Constitucional; 7 titulares y 7 suplentes para el Tribunal Agroambiental y 10 (titulares y suplentes) para el Consejo de la Magistratura.

La elección será por simple mayoría de votos. Los candidatos fueron escogidos por méritos profesionales por la Asamblea Legislativa dominada por el Movimiento al Socialismo (MAS) el partido del presidente Evo Morales.

No participan partidos políticos, tampoco hubo encuestas y la campaña proselitista estuvo prohibida por tratarse de una elección de magistrados. El Organo Electoral y los medios de comunicación se limitaron a divulgar la carrera profesional de los 114 postulantes seleccionados.

Ahora, más en detalle, algunas consideraciones sobre la letra chica del asunto.

La boleta

Este es el video oficial que explica el proceso de votación


Acá pueden ver la boleta más en vivo y una conversación sobre las dificultades de un comicio que se hace sin fiscales. Es una boleta realmente grande.





La postulación para juez no es libre. Los candidatos son pre-elegidos por la Asamblea Nacional, y para ir a la elección cada candidato tiene que tener al menos dos tercios de los votos. Hay que decir que en la composición de ese poder legislativo el partido gobernante MAS de Evo Morales supera ampliamente esa mayoría y consecuentemente tuvo la oportunidad de decidir sobre todos los postulantes.

Aquí, algunas cuestiones sobre el debate de ese proceso de preselección.



Los spots y la no campaña

Son filmaciones de difusión tomadas de la audiencia ante la Asamblea Legislativa y consisten en una rápida lectura del currículum en primera persona. Un ejemplo de "spot" de un candidato al Tribunal Constitucionaly  de cómo se difundían los candidatos (que tenían prohibida la contratación de publicidad, la realización de actos proselitistas, etc.):


y otro



La OEA

La OEA supervisó la elección y el proceso. En una primera etapa, un representante expuso algunas objeciones, básicamente relacionadas con las restricciones a la información de resultados y con la prohibición de la "campaña negativa" que estaba haciendo la oposición promoviendo la anulación del voto (link). En una segunda etapa, el jefe del asunto  Torrijos -el expresidente de Panamá- dijo que la elección se había hecho razonablemente bien y que había lecciones positivas de las que se podía aprender. (link)


Qué me pasa con esta coreo

Si bien los candidatos no participan "colgados" de ninguna boleta partidaria, la fuerte mayoría requerida para llegar al boletón general hace muy débil el argumento de que de con la elección popular "la justicia" se emancipa de las estructuras "políticas".

También parece que la fuerte restricción a la publicidad electoral hace virtualmente imposible que en cada elección se "pongan a consideración" de la ciudadanía cuestiones importantes sobre temas de política judicial, incluso a un nivel muy general. El alerta aquí es que esto no implica una sincera invitación al ciudadano a comprender u optar entre visiones distintas sobre asuntos de la justicia.  Lejos de algo medianamente deliberativo, todo parece limitarse al semblanteo y al esquemático currículum vitae.

De ese modo, se podrá decir, con razón, que no siempre una "elección" comicial implica un plus de democracia. O también decir que la forma en que se articula esta secuencia es, con todo, más democrática que "la nuestra", y que un juez que llegó allí por voto popular tal vez sea una alteración sustantiva de la ecuación del poder que da pie al famoso (e incluso celebrado) "carácter contramayoritario", que ese funcionario está parado de otro modo para resistir presiones porque su mandato finalmente tiene un origen popular.

Otra cosa importante es que la política que el marco normativo quiso "expulsar" (prohibiendo campañas y encuestas, desatando a los candidatos de los partidos) fatalmente reaparecerá. Ahí tenemos como evidencia el plausible sesgo partidista en la selección de los candidatos y la posibilidad de que la elección sea replanteada en términos políticos, lo que la oposición consiguió al convertir el comicio en una suerte de referéndum contra Evo Morales, y protestar sobre la legitimidad de los eventuales electos para asumir un cargo cuando los márgenes de votos positivos aparece sustancialmente bajo.


Nuestra opinión sobre la Revolución Francesa

El otro día nos enteramos acá de que la famosa frase del canciller chino sobre la Revolución Francesa, a quien en los setenta le preguntaron qué pensaba y dijo "es demasiado temprano para opinar", en realidad es un malentendido. El creía que le estaban preguntando por los sucesos de Mayo del 68, y ahí todo eso cobra sentido. Gran noticia, que deslegitima ese cliché de los que quieren opinar siempre no con el diario del lunes siguiente al partido  sino con el diario del lunes siguiente al final del campeonato y que para justificar su evasión le querían dar una pátina de sabiduría oriental contemplativa y superada.

Pero el señor chino tenía razon en cuanto a que no había a apurarse a opinar del Mayo francés, y yo pienso lo mismo de los jueces electos de Bolivia. Este es el principio de la película (aunque si tenemos nafta haremos un post más conceptual, no informativo, sobre méritos y deméritos de jueces elegidos versus designados). Nos queda por ver cómo funcionarán en el futuro los jueces elegidos en Bolivia y comparar ello no sólo contra el mejor comportamiento deseable posible sino contra el comportamiento efectivo de los jueces previos.


---


Link: Gargarella escribe sobre el asunto este post.




|||

Posdata: el ritmo de actualización del blog se ha estirado un poco (y aquí decir "estirado" es un eufemismo) por problemas personales, pero queremos interrumpir la prescripción. En algún momento contaremos algunas tribulaciones, crónicas y visiones en primera persona de la razón de la discontinuidad que tiene que ver con exigencias de trabajo que hemos debido priorizar (para no ser misterioso, es esto: coordinación de capacitaciones en el Poder Judicial de La Pampa). Otra razón es que cada tanto hay que entrar a boxes y leer y escribir cosas de otro rango que exceda lo blogal, y en eso también estamos.

4 comentarios:

  1. Me parece que no es preciso esperar mucho tiempo, como requería "el señor chino" --qué rigor-- para darse cuenta que este asunto no pasa de ser una pantomima.

    ResponderEliminar
  2. Los candidatos son tipos que están en línea con lo que los poderes políticos designan en sistemas similares. El sistema no es peor ni mejor que eso.

    ResponderEliminar
  3. El hecho de que los jueces sean designados por una Asamblea legislativa, la cual logicamente al tener una composición partidaria mayoritaria inclinará la balanza hacia un determinado lugar hace que no me guste este sistema.

    Igual, tal vez me equivoque y al término de los primeros mandatos lo estemos ponderando.

    ResponderEliminar
  4. Leyendo la entrada de Gargarella, me quedé pensando en aquello de la "representación" (es decir, jueces más o menos representativos). Y me vinieron a la cabeza dos cosas: a) que los jueces no son representantes del pueblo; b) que -a consecuencia de a)- se deriva la necesidad de la implantación del jurado popular para realizar la "justicia". Mientras tanto, si no se implantan los jurados populares, sería republicanamente potable que los jueces sean electos por el pueblo dentro de la terna que elije el Consejo de la Magistratura. Así, de ese modo, borramos esa circunstancia rara que hace que el 2do o 3ro de la terna sea elegido por el capricho del político de turno. Pues, si no se le diera esa facultad al pueblo, cuál es la razón para elegir el 2do o el 3ro de una terna que tuvo un 1ro? Es acaso mejor el 2do que el 1ro? Si es mejor, en los juegos olímpicos las medallas de plata no deberian parecernos tan amargas.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
a l g o | s o b r e | t e o r í a s | y | p r á c t i c a s | d e l | d e r e c h o

(cc) Gustavo Arballo 2005 - 2010 | | Feed | suscribirse a este blog |